• Pubblicata il:
  • Autore: Maria Dolores R.
  • Categoria: Racconti etero
  • Pubblicata il:
  • Autore: Maria Dolores R.
  • Categoria: Racconti etero

UN MASAJE COMPLETISIMO

Luego del viaje a Italia, tantas horas de vuelo y tren hasta Bologna, primera vez que me da un episodio de dolor de espalda tan terrible que no creí que me podía sanar, pensaba que me hacía falta ir al médico pero mi amiga me recomendó ir a un masajista con el fin de aliviar esta mal que me traía ya desesperada. En el hotel, no tenía idea de que existía un excelente spa en la parte baja del hotel en el que había prenotado, y agradezco a mi amiga que me aconsejó ir allí. Enseguida, apenas finalizó la llamada, he tomado mi bolso, he salido al pasillo y he tomado al ascensor hasta el sótano 2 del hotel. Al abrirse las puertas, estaba ya dentro de la recepción del spa, una luz tan ténue, un ambiente tan elegante y una recepcionista muy elegante, una mujer que daba muy buena impresión para el lugar, en realidad, hasta la chica que hacía la limpieza era bella, eso me encantaba. Me dirigí a la recepción a preguntar y
exponer mi caso enseguida me pusieron en lista y me hicieron pasar a una sala de espera de lo mas chic y elegante, recostada en un divano, me llevaron una bata de baño de lo mas elegante, con mucho glamour, la chica me aconsejó desvestirme, colocarme solo aquella bata y pasar a una sala piscina que era la primera fase de una serie de masajes, allí me esperaba una chica como guía que me conduciría por cada pasaje de aguas termales, jacuzzis, y en fin, me esperaba un masaje manual que jamás me había imaginado que sería tan increíble.
Luego da hbaer hecho un recorrido de verdadero relax, debía pasar por la sesión de masajes manuales para eliminar ese estress tan terrible que tenía. Recuerdo haber pasado a una sala con un olor exquisito, relajante, limpia, una luz ténue, era una habitación alejada de todo, con una camilla de masajes. Sin pensarlo, ya sabía lo que debía hacer, me quité la bata y me coloqué sobre la camilla, de espaldas hacia arriba, totalmente desnuda, sí, yo, una mujer latina, de piel canela, mi cuerpo bien definido y cuidado ya que amo los deportes y me gusta cuidar mi cuerpo al maximo. En fin, sentí que se abrió la puerta, escuché una voz muy masculina que me dijo: Hola! Bienvenida, soy tu masajista, espero hacerte sentir totalmente como deseas, no le vi la cara, yo estaba en la camilla, boca abajo, le dije: Hola, Gracias!!! Sí, espero puedas hacer que me relaje lo mejor posible, utiliza todo tu arsenal... Todo? Me
dijo... Enseguida me vino a la mente la idea aquella de las películas porno donde el masajista le hacía un sexo salvaje sobre la camilla a su paciente. Le respondí de manera picante y jocosa, usa todo lo que tengas, soy abierta a todos los métodos de masajes!!! OK!! Relajate y déjate hacer todo que te llevaré al cielo con este masaje que te tengo reservado. Comencé a sentir el
aceite correr sobre mi espalda, un aroma suave, y luego unas manos fuertes pero suaves, comenzó a masajear mi espalda, para mí era un juego al estilo la película de 50 sombras, no le había visto la cara y ya me estaba tocando, me veía desnuda, solo veía sus pies, y su pantalon blanco, y me hacía la imagen de que era un espécimen exquisito, tenía que verlo, tenía que intentar al menos saber quien era ese hombre de perfume delicioso, manos exquisitas y mágicas. En
seguida levanté un poco la cabeza y le dije: Disculpa, puedes hacermelo un poco mas fuerte? Al verlo me quedé impactada, un hombre de piel bronceada, de unos brazos hermosos, musculosos, un rostro que asemejaba un ángel y unos ojos tan verdes que parecía un demonio, una mezcla excitante. Algo me vino dentro y se encendió el deseo, o lo hacía o me olvidaba de una experiencia así. Le dije:
Chico, que bello eres!!! Así si te dejo que me hagas todo lo que quieras, jajajaja!!!! Se sonrió y me dijo, No me digas eso que me caliento muy fácil... Waooo... Has probado una mujer latina? Me dijo, No, pero están en mi menú, y por lo visto eres latina, te ves exquisita, sería una experiencia sensacional. No lo dudé, le dije: Prueba!!! Enseguida me empezó a hacer el masaje, me tocaba las piernas, de pronto las nalgas, luego sentí que poco a poco un dedo se deslizaba y me tocaba y los labios de mi vagina, no hice mas que suspirar.., Aassssshhh!!! Que dedos tan suaves tienes, le dije!!! Para tocarte mejor, me recordó a una fábula jajajaja... el seguía, de pronto, empezó a meter su dedo en mi vagina, me estaba excitando, sentía que el corazón me explotaba, se puso cercano a la camilla y su pene rozaba mis caderas, no decía nada, yo deseaba que pasara, en seguida con una fuerza increíble me volteó, hizo que le tocara el pene y empezó a besarme ardientemente, luego me chupaba las tetas y el cuello, yo estaba emocionada, excitada, mi masajista estaba por cogerme, una fantasía hecha realidad de la forma mas inesperada, pero mas deliciosa. La vagina me palpitaba, me sentía húmeda, quería ya sentirlo todo dentro, verlo desnudo, tocarlo, acariciarlo, besarlo y dejarme hacer una película porno con él. Uff, era un hombre exquisito, le saqué la polla del pantalón, me bajé de la camilla, me puse de rodillas y enseguida me puse mamarsela, le pasaba la lengua alrededor de la cabeza, mi lengua se movía como si fuese un motor, le escupía su gran polla y me la tragaba toda, quería que viera que soy una perra entera cuando se trata de sexo, que no quería tener ningún tabú en mi fantasía... Y así, mientras lo hacía, él se excitaba más y más, estaba erecto, me tomaba por el cabello, me golpeaba mi cara con su verga enorme y gruesa, con venas grandes... mmmm... Luego me tomó y me recostó en la camilla, abrí mis piernas, esta vez fué él quien se arrodilló y comenzó a chupar mi clítoris, una boca golosa, su barba me hacía erizar la piel, su lengua me desmayaba las piernas, me metía la lengua en lo más profundo de mi vagina y la movía en círculos al punto de hacerme temblar de placer, yo no hacía mas que gemir, pero
no podía hacer tanto ruido, estaba tan excitada que sentía que acababa, tenía varios orgasmos tan intensos que lo mantenía concentrado allí, chupando mi clítoris de manera deliciosa, tanto que de contarles ya estoy excitada. Ya, luego de esa mamada de vagina, él mismo se puso de pie, me penetró, sentía que su pene entraba hasta el estómgao, que me tocaba los ovarios, que me ensanchaba las vagina como si fuese un tubo grueso que me entraba. Y que ricos movimientos hacía, ese hombre era un verdadero masajista sexual, mas que de fisioterapia, él era un verdadero pornostar, y me hizo acabar varias veces mas estaba la camilla húmeda, ya las piernas no me daban, era ya 1 hora de sexo ardiente
en vez de masajes relajantes, estaba temblando, sudaba, pero no quería dejar de hacerlo. Por último, me volteó, allí supe que quería penetrarme por mi culito, que tenía tanto tiempo que no sentía una pija, pero estaba hambriento, y debía darle ese trozo de carne grueso, así que yo misma le dije que poco a poco, me dolía, me ardía, sentía que era muy grande o muy grueso, pero sentía que quería que me llenara el culo de leche, estaba como loca, tan excitada que me lo metí yo misma y le dije Dame Duro papacito!!! Y eso como que lo volvió mas loco, me daba tan duro que no podía evitar morder las sábanas de la camilla para no gritar, volví a tener un orgasmo, Uff!!! Un placer intenso, exquisito, de pronto, él empezó a gemir y le daba duro, hasta que sentí que estaba acabando dentro de mi culo, me estaba llenando el culo de su leche, se sentía tan tibia, que rico fué sentir a ese hombre cogerme así, y lo más increible e inolvidable fué que después de haber acabado él, me mamó el culito jugando con su leche en mi culo, fue la cosa más deliciosa, fueron incontables los orgasmos que tuve en 1 hora de sexo con ese masajista, una fantasía que deseo repetir todas las veces que vaya a Bologna, a ese hotel y ese spa. En fin mis amores, estoy excitada de recordar esto, voy a masturbarme con mi vibrador para imaginarme sus deliciosos masajes. Si me vuelve a coger se los cuento. Besos.

Vota la storia:




Iscriviti alla Newsletter del nostro Sexy Shop e ricevi subito il 15% di sconto sul tuo primo acquisto


Iscrivendoti alla newsletter acconsenti al trattamento dei dati personali come previsto dall'informativa sulla privacy. Per ulteriori informazioni, clicca qui

Non ci sono commenti

Per commentare registrati o effettua il login

LOGIN
REGISTRATI